Lo ocurrido recientemente en Almería con el fenómeno de la gota fría es cuanto menos dramático: infraestructuras destruidas y coches deteriorados en la calle tras la fuerte tormenta. Este otoño-invierno puede que llegue con fuerza y con más lluvias, por ello nos gustaría daros algunos consejos sobre cómo conducir vuestros coches cuando la ocasión presenta condiciones climáticas adversas, ya te coja en la ciudad o en mitad de una escapada fuera de la provincia.

Nuestros coches de segunda mano, preparados para la lluvia

Tras el verano, comienza el período de tiempo cambiante, pero, aún nosotros como conductores, seguimos acostumbrados al suelo seco sobre el que hemos estado conduciendo nuestros coches de ocasión durante la temporada más calurosa del año.

Así, una lluvia torrencial en los próximos meses puede que nos pille por sorpresa si no estamos preparados para manejar dicha situación. Y no queremos que le pase nada a tu impecable coche de segunda mano que te acabas de comprar.

Por ello, no está de más repasar algunas recomendaciones prácticas para una conducción de forma segura de tu coche bajo la lluvia.

Mantenimiento de nuestros coches de ocasión

Como ya hemos aconsejado en otras ocasiones, será primordial preparar vuestros coches de segunda mano para la temporada de otoño-invierno, esto quiere decir, revisar neumáticos adecuados, herramientas de emergencia, escobillas y accesorios, sistema de calefacción, etc., que todo esté en orden.

La prevención es el primer paso.

Sin prisas

Debemos mantener la calma si la situación meteorológica empeora y nos encontramos fuera de casa conduciendo nuestro coche de segunda mano en Roquetas, Almería o fuera de la provincia por la autovía o en el medio rural.

No todos los conductores se sienten cómodos circulando con lluvia y con la visibilidad más reducida, por lo que los nervios suelen aflorar en estas circunstancias. Hay que ser conscientes en todo momento que las condiciones del asfalto cambian al estar mojado y por tanto, nuestra capacidad de maniobrar.

Hay que evitar las prisas y movimientos bruscos.

coches lluvia almeria

Conduce suave

En relación a lo anterior, debemos evitar a toda costa una conducción violenta, y con más motivo si aún no te has adaptado del todo a tu nuevo vehículo de ocasión, en el sentido de manejar el volante y los mandos como la dirección, freno y acelerador de manera suave y relajada en la medida de lo posible.

Hay que tener presente y claro qué movimientos son los realmente necesarios realizar (cambiar de carril, ceder el paso, etc.), qué nos podemos encontrar y prever qué harán los demás conductores de la vía.

En definitiva, anticiparse a los movimientos.

Mantén una distancia de seguridad

Porque no es lo mismo frenar en seco que con unas pocas gotas de lluvia sobre la carretera, ni que decir de la aguanieve, dada la limitación de la adherencia que presenta un suelo mojado siendo ésta inferior a cualquier otro caso.

Aunque nuestros coches de segunda mano cuenten con ABS para evitar bloquear ruedas ante una frenada repentina, debemos tener en cuenta la distancia que transcurre cuando frenamos sobre suelo seco de cuando lo hacemos sobre pavimento mojado.

Deja al menos 18 metros de seguridad entre tu coche y el próximo vehículo si estás dentro de ciudad, aumentando ésta si vas a mayor velocidad según nos recomienda la DGT.

¿Señales pintadas en la carretera?

Sí, será mejor evitarlas, y esto tiene su porqué: no nos podemos fiar de que la pintura utilizada para las señales horizontales del asfalto sean 100% antideslizantes. Y como ya es sabido y comprobado, sobre todo en el caso de las motocicletas, pisar y frenar sobre esta pintura reduce en gran medida la adherencia del coche en tal ocasión.

Intenta maniobrar antes o después de estas señales pintadas si la situación te lo permite.

Y con todo esto, hay que decir que no porque llueva signifique que no podáis salir a conducir vuestros coches por Roquetas, Almería o fuera de la ciudad, pero sí que hay que tomarse con respeto las condiciones que te presenta este tipo de clima adverso.

¡Buena conducción!